fbpx

Soy Startup Latam

Guía para construir una mentalidad de crecimiento 2021

Comparte este post

Guía para construir una mentalidad de crecimiento 2021

¿Eres de los que prueban algo nuevo, como el patinaje y al caerse decide que no es lo suyo? ¿O sigues practicándolo día tras día hasta lograr dominarlo? Aunque no lo creas, esta respuesta dirá mucho sobre tu mentalidad y se ha estudiado durante un buen tiempo en la psicología. 

Hace cerca de 30 años una profesora de Stanford, llamada Carol Dweck, se preguntó por qué algunos de sus estudiantes se sentían muy mal ante el fracaso académico y otros se recuperaban como si nada. Después de analizarlos a profundidad, creó dos conceptos: la mentalidad fija y la de crecimiento. 

Los que pensaban que podían ser más inteligentes se esforzaban más en el estudio, permitiendo que eso pasara. Mientras que los que se guiaban por esa noción de “talento” dejaron a un lado las materias en las que supuestamente no eran buenos. Esta percepción para crecer la han adoptado muchos emprendedores logrando un rendimiento más fructífero en varios aspectos de sus vidas. Pero… ¿cómo lo hacen? 

Te lo explicaremos en esta guía completa donde aprenderás qué es una mentalidad de crecimiento, en qué se diferencia de una fija, cómo cultivarla en los negocios y en el equipo de trabajo. De esta forma verás el mundo a través de los ojos de un emprendedor de alto rendimiento. ¿Estás listo para este nuevo reto? 

Mentalidad de crecimiento vs mentalidad fija

Una mentalidad es un conjunto de creencias de una persona, o grupo, que moldean la forma en que ven al mundo. La mayoría de nosotros crecimos con una mentalidad fija, desde la escuela o en la familia, donde nos enseñan que las habilidades son fruto del talento puro, mas no de la ejecución y la disciplina. 

Con esa percepción las personas creen que nacen con ciertas capacidades y que son buenos para unas cosas y otras no. Ven esa inteligencia como un rasgo fijo, siendo algo que determina el éxito. 

En cambio, los que eligen creer que eso no es así, desarrollando una mentalidad de crecimiento o growth mindset, piensan que el talento ocurre gracias al esfuerzo y la dedicación. Esto los hace desafiar cualquier barrera mental y ser buenos en lo que propongan con estrategia y perseverancia.

Las desventajas de pensar como los demás

Las personas que tienen una mentalidad fija… 

Raramente se destacan en algo. Pues pierden energía haciéndose ver inteligentes, en lugar de desarrollar sus capacidades.

Tienden a rendirse demasiado rápido. Cuando practican un nuevo deporte, como el patinaje, sentirán humillación al caer y probablemente lo dejen.

Pierden oportunidades para explorar nuevas habilidades. Ese miedo de “nacer” o no talentoso se convertirá en una barrera mental que les quitará oportunidades para crecer cada día. 

Los poderes de una nueva perspectiva de la vida

Con una mentalidad de crecimiento podrás… 

Aceptar desafíos y perseverar con ellos. Con ella crees que puedes desarrollar cualquier habilidad con esfuerzo y trabajo duro, lo que se convierte en un puente de aprendizaje.

Ver la dedicación como una parte esencial del camino hacia al éxito. En vez de huir del trabajo duro, lo abrazas. Además, cuando ves a otros alcanzar sus metas, encuentras aprendizajes e inspiración para tu crecimiento. 

Mejorar tus relaciones interpersonales y desempeño laboral. Cuando te enfocas en ti, fortaleces el trato y comunicación con los demás, porque evitas compararte con ellos. También haces tu trabajo de una forma más fructífera, ya que aumentas la productividad en distintos campos. 

¿Qué mentalidad predomina en ti? 

Todos somos la combinación de muchas circunstancias. Puede que tengamos un growth mindset en nuestra personalidad y una mentalidad fija en la inteligencia. Para hacer una primera evaluación, te invitamos a que respondas las siguientes preguntas de 1-5, siendo 1 muy en desacuerdo, y 5 muy de acuerdo. 

  1. No importa qué tan inteligente seas, siempre puedes cambiarlo y ser más inteligente. 
  2. Puedes aprender cosas nuevas, pero no puedes cambiar tu inteligencia.
  3. Cuando ves algo que es difícil, te gusta trabajar más en ello. 
  4. Cuando trabajas duro, sientes que no eres muy inteligente. 
  5. Me atrae hacer cosas en las que no cometo errores. 

Al estar de acuerdo con las frases 1 y 3 reflejas una mentalidad de crecimiento, mientras que si te sientes identificado con la 2,4 y 5 es probable que tengas una mentalidad fija. 

  • La buena noticia es que puedes trabajar en ella, porque son sólo creencias. ¡Estás a tiempo de construir una forma de pensar que saque lo mejor de ti! 

¿De dónde proviene una mentalidad fija? 

Primero, debes reconocer por qué aparecen los bloqueos mentales y emocionales de una mentalidad fija. Como mencionamos antes, está en nuestro ambiente. 

Prácticamente todo el sistema educativo se basa en elogiar los logros y juzgar los errores según los puntajes de exámenes que determinan tu inteligencia. Además, la mayoría de la familia, sin saberlo, también promueven esta visión.

Esto marca la adultez en momentos de ansiedad y se comporta al igual que el síndrome del impostor. Lo vemos en situaciones tensas, como cuando un jefe en la empresa te hace un reclamo o cuando te comparas con alguien más de forma negativa. 

La solución es construir una mentalidad de crecimiento, algo que no solo se ha estudiado desde la psicología, también desde la ciencia. Hasta finales de los 90s se descubrió una propiedad del cerebro llamada neuroplasticidad. 

¿Qué es la neuroplasticidad?

Antes muchos creían que este órgano no podía desarrollarse más de lo que estaba en la adultez, hasta que descubrieron la neuroplasticidad. Esta es su capacidad para cambiar continuamente a lo largo de su vida.

Después un estudio científico en 1998 encontró que este órgano también es capaz de desarrollar nuevas células cerebrales lo que justifica toda la teoría detrás de la mentalidad de crecimiento. Mientras nuestros cerebros estén sanos podremos aprender y desarrollar nuevas habilidades.

¿Cómo cambiar de mindset? 

Después de ver que en la ciencia no hay nada que justifique una mentalidad fija, a este punto ya debes sentir que no existen límites para que seas bueno en cualquier cosa que te propongas. ¿Cómo empezar? ¡Sigue estos cuatro pasos! 

Paso #1: aprende a identificar la voz de tu mentalidad fija

Quizás ya la reconozcas, se camufla como una voz negativa que te dice ¿estás seguro de que quieres hacerlo? ¿qué pasa si fallas? cuándo quieres intentar algo nuevo.  Lo importante es identificar a ese crítico interior para anticiparse y saber reaccionar ante él. 

Paso #2: reconoce la oportunidad de cambio

Si recibes ese mensaje negativo y le das la vuelta habrás creado la posibilidad de desafiarte a ti mismo. Quizás sea una señal de que debes duplicar tu esfuerzo, cambiar de estrategia y continuar desarrollando algo que te tiene bloqueado por el miedo. Recuerda, la clave es transformar ese “chip” del juicio y entrar en un camino de crecimiento personal. 

Paso #3: respóndele con una mentalidad de crecimiento

Algo útil a la hora de enfrentarse a ese crítico interior es escribir los diálogos entre los dos polos de tu cerebro. Es decir mentalidad fija vs mentalidad de crecimiento. ¿Cómo defenderías esa nueva forma de pensar que estás tratando de cultivar? Te pongo un ejemplo… 

Mentalidad fija: “Esto habría sido muy fácil si realmente tuvieras talento”.

Mentalidad de crecimiento: “Eso está muy mal. La computación no fue sencilla para Bill Gates y la ciencia tampoco para Albert Einstein. Tenían pasión y se esforzaron muchísimo”. 

Paso #4: toma acciones siguiendo los principios del growth mindset

Una vez le respondas a tu voz negativa podrás tomar las medidas necesarias para conducir tu camino hacia el éxito. Esto incluye aprender de los obstáculos, persistir en todo momento, ajustar tus acciones según esos comentarios y claramente ¡asumir nuevos desafíos! 

Como apasionado del mundo del emprendimiento podrás empezar tu día con estas preguntas que te ayudarán a cultivar el growth mindset.

Reflexiones diarias: 

  • ¿Qué aprendiste hoy?
  • ¿A qué obstáculo te enfrentaste y cómo lograste superarlo? 
  • ¿Está funcionando tu estrategia de aprendizaje? ¿o deberías probar otra? 
  • ¿Qué hiciste hoy qué te hizo pensar mucho?
  • ¿Qué nuevas estrategias probaste?
  • ¿Cómo sería tu plan para alcanzar el éxito? 
  • ¿Cuándo lo vas a empezar?  

Cómo aplicar el growth mindset en los negocios

Enfócate en el proceso, no en el resultado

Si te concentras más en el proceso que en los resultados, podrás disfrutar de los aprendizajes y buscarás ideas para mejorar en el camino. ¡Deja de pensar en el dinero! Quienes hacen eso nunca están satisfechos con su trabajo. Concéntrate en el valor que estás creando para la empresa y los demás. 

Comprende tu propósito

Sé consciente de ti mismo y entiende la misión que tienes en la vida si quieres triunfar. Siempre que tengas dudas recuerda por qué estás haciendo todo esto. Esa autoconciencia podrá alinear tu humildad y voluntad, así atraerás a otros que quieran unirse y apoyarte. 

Crea espacios para reflexionar sobre lo que aprendiste

Para poder aprender tienes que reflexionar sobre tus aprendizajes. Por eso te recomendamos que al final de cada día dediques un tiempo para pensar qué salió bien y que no. Esto te ayudará a identificar acciones que obstaculizan tu éxito, antes de convertirse en problemas serios. 

Cómo cultivar un growth mindset en tu equipo de trabajo

Busca oportunidades de aprendizaje para el equipo

Si aprovechas las oportunidades de aprendizaje en el equipo, con capacitaciones, talleres y cursos externos, podrás incentivar su growth mindset. Además mejorarás el desempeño del negocio cuando ellos logren profundizar en sus habilidades.

Crea un ambiente donde todo el equipo se sienta valorado

Puede sonar obvio, pero las empresas que tienen entornos de trabajo más abierto donde su equipo se sienta valorado, los ayuda a expresar su opinión y a tomar riesgos.

Para esto, puedes reconocer los logros de todos por igual cuando sea necesario. A fin de cuentas de eso se trata una mentalidad de crecimiento, de dejar atrás el miedo y trabajar en uno mismo.

Mira la toma de riesgos y el fracaso como parte del proceso

Algo esencial que debes replicar en tu mesa de trabajo es pensar que los errores son parte del camino y no hay que perder tiempo castigándolos. Más bien se debe buscar una solución. Eso es lo que diferencia a modelos antiguos de trabajo con los que existen hoy en día en las startups. 

Al castigar el error estás creando barreras mentales en los demás que les impiden desarrollar sus habilidades para solucionar problemas. ¡Entiende que todo es un proceso de aprendizaje y si se reflexiona sobre eso, no se volverá a cometer en el futuro!

¿Estás listo para cambiar tu mentalidad? 

El growth mindset es una perspectiva que nos dice que podemos hacer cualquier cosa con esfuerzo y perseverancia. ¡Ahora que eres un experto en el tema, queremos que desarrolles todo tu potencial en el mundo de las startups

Recuerda, primero debes entender a tu mentalidad fija para que cuando aparezcan los bloqueos puedas callarla. ¡No hay excusa! Nuestro cerebro está diseñado para evolucionar y desarrollar nuevas habilidades todos los días, eso dice la ciencia. Así que sigue estos consejos para aplicarla en los negocios y con los demás. 

Soy Camila Pulido, redactora de contenidos y te invito a que hagas parte de nuestra misión de impactar a un millón de emprendedores siguiéndonos en los canales de LinkedIn, Spotify, YouTube, e Instagram.

¿Te interesa estar al día?

Suscríbete a nuestro newsletter y encuentra ofertas de trabajo, noticias y contenido creado con los fundadores latinoamericanos.

¿Tienes alguna sugerencia para un artículo?

Deja un comentario